Skip to content

Cómo: controlar el calor

Doma la flama. Aprende a manejar la temperatura y las llamaradas para lograr un asado perfecto.

Cocinar a la parrilla es mucho más fácil si sabes controlar la flama. A continuación te ofrecemos algunas técnicas para manejar el fuego y evitar que suba demasiado. Así tus asados quedarán a la perfección, cada vez que cocines.

  1. kfd-howtoheatcontrol-Fire_2_top_vent_hand_0199

    Oxígeno: Tu amigo y tu enemigo.

    Sin oxígeno no hay fuego. Mientras más oxígeno, las briquetas quemarán más rápidamente y a mayor temperatura. Una cantidad limitada de oxígeno reduce la temperatura de cocción y permite que las briquetas quemen más lentamente. Puedes usar los conductos de aire en la parte superior e inferior de la parrilla para cambiar el flujo de oxígeno y así aumentar, reducir y estabilizar la temperatura de las briquetas.
  2. kfd-howtoheatcontrol-Fire_2_lower_vent_0115

    Cómo controlar el oxígeno para subir la temperatura.

    Para asar a fuego alto, o para aumentar la temperatura de la parrilla, abre los conductos de aire para aumentar la cantidad de oxígeno. Las briquetas quemarán a mayor temperatura.
  3. Cómo reducir el oxígeno para bajar la temperatura.

    Para reducir el calor, retardar el proceso de cocción o aumentar el tiempo de cocción, cierra parcialmente los conductos de aire, y así no sofocarás del todo las flamas.
  4. kfd-howtoheatcontrol-Two_Stage_Fire_4_0207

    ¿Flamas muy altas? Hazte a un lado.

    Las flamas aumentan demasiado cuando la grasa de la comida entra en contacto con las briquetas. Resiste la tentación de echarle agua al fuego, y así evitarás que los alimentos se llenen de cenizas. La mejor manera de controlar las llamaradas es creando dos áreas de cocción. Si las flamas suben demasiado, solo tienes que mover la comida a la zona donde no hay briquetas. Cuando se reduzcan las flamas, puedes seguir cocinando sobre el área de briquetas calientes.
  5. kfd-howtoheatcontrol-FIreControl5_0423

    ¿Quieres más calor? Añade más briquetas.

    Solo tienes que colocar más briquetas frías encima de las que ya están encendidas. No es necesario añadir líquido encendedor—las briquetas calientes se encargarán de prender el resto. Debes planearlo con un poco de anticipación, dado que el proceso de encendido de las nuevas briquetas puede tomar unos 15 minutos. Otra alternativa es encender un grupo separado de briquetas con una chimenea y agregarlas a la parrilla cuando ya estén calientes. Recuerda nunca añadir más briquetas Match Light® Charcoal al fuego en proceso. Usa Kingsford® Original Charcoal si necesitas briquetas adicionales.

Cerrar o abrir los conductos de aire en la parte superior e inferior de la parrilla es la mejor manera de cambiar el flujo de oxígeno para aumentar, disminuir o estabilizar la temperatura del carbón.

"Un fuego de dos áreas te permite mover los alimentos a la zona apartada de las flamas cuando se producen llamaradas, para luego regresarlos al calor cuando se aplaquen las llamas."
Top