Skip to content

Cómo: asar chuletas de cerdo

Aprende a asar chuletas de cerdo a la perfección con estos siete pasos.
  • porkchops
  • Corte:Costillas (ribs)
  • Está Lista:145°F para término medio

Si sigues estos fáciles pasos, usando el Carbón Kingsford®, nunca más tendrás que servir chuletas de cerdo duras y secas.

  1. kfd-howtosteak-2Stage_0394
    1

    Enciende la parrilla

    Para asar chuletas de cerdo, necesitas tener fuego de temperatura media-alta, dividido en dos áreas. Comienza encendiendo unas 100 briquetas de carbón Original Kingsford® Charcoal en la chimenea. Cuando los carbones estén calientes, espárcelos en una mitad de la parrilla para crear un fuego de dos áreas. Coloca la rejilla superior y espera a que se caliente (todos los conductos de ventilación deben estar completamente abiertos). Engrasa las rejillas con una toalla de papel mojada en aceite comestible, utilizando unas pinzas de mango largo.
  2. kfd-howtoporkchops-Pork_Chops_2_0432
    2

    Prepara las chuletas de cerdo.

    Las mejores chuletas para ser asadas a la parrilla son las que tienen hueso y un grosor de por lo menos una pulgada. Para evitar que se sequen mientras se cocinan, déjelas marinando o agua salada (puedes preparar una solución básica de salmuera, mezclando ¼ de taza de sal con 4 tazas de agua). Colocar las chuletas en un plato, en una sola capa, y rociarlas con la mezcla, durante dos horas, dentro del refrigerador. Luego, enjuágalas con agua fría y sécalas con una toalla de papel. Aplica generosamente sal gruesa y pimienta negra molida por ambos lados. Descarta la marinada o agua con sal donde estuvieron sumergidas las chuletas.
  3. pork-chops-flames-licking.gif
    3

    Séllalas a temperatura alta.

    Coloca las chuletas de cerdo en el área más caliente de la parrilla directamente sobre las briquetas encendidas. Séllalas durante unos 3 minutos por cada lado, o hasta que estén doradas y crujientes, volteándolas una sola vez. Si se producen llamaradas, aleja las chuletas temporalmente de los carbones, hasta que se aplaquen las flamas.
  4. 4

    Pásalas al área menos caliente y tápalas.

    Una vez que las chuletas se hayan dorado correctamente, muévelas al lado más fresco de la parrilla para que se terminen de asar con calor indirecto. La parte con hueso debe estar boca abajo, para que proteja la carne del calor. Si estás usando un termómetro digital, insértalo en la parte más gruesa de la chuleta para medir la temperatura. Al finalizar, tapa la parrilla.
  5. kfd-howtoporkshoulder-Smoking_7_0140
    5

    Agrega un poco de sabor ahumado.

    Una buena opción para las chuletas de cerdo es agregarle ese toque de sabor ahumado. Si lo deseas, en este momento puedes colocar, sobre los carbones, astillas mojadas de madera de nogal americano o mezquite (Kingsford® Wood Chips with Hickory or Mesquite).
  6. kfd-howtoporkchops-Pork_Chops_4_0446
    6

    Añade una marinada o glaseado (opcional)

    Si quieres añadir un glaseado a base de azúcar, hazlo 10 minutos antes de retirar las chuletas de la parrilla para evitar que el glaseado se queme. Cubre un lado de las chuletas con el glaseado, tapa la parrilla y deja que se cocine la salsa por 5 minutos. Abre la tapa, voltea las chuletas y repite el proceso.
  7. kfd-howtoporkchops-Pork_Chops_5_0410
    7

    Verifica si están listas.

    Inserta la punta de un termómetro digital para carnes en la parte más gruesa de la chuleta, pero sin tocar el hueso. Cuando la temperatura interna alcance 145°F retira la chuleta de la parrilla. Coloca las chuletas asadas en un plato o una tabla de cortar y cúbrelas ligeramente con papel de aluminio. Déjalas reposar por cinco minutos para que los jugos se asienten a la carne.

Después de sacar las chuletas del refrigerador, espera a que suba su temperatura por unos 30 minutos, antes de colocarlas en la parrilla.

La mayoría de las chuletas de cerdo tienen una capa fina de grasa a su alrededor. Si tienes el tiempo y te gusta la idea, puedes sostener las chuletas de costado sobre las brasas, utilizando una pinza de mango largo, para que la grasa se vuelva crujiente y deliciosa.

Top