Skip to content

Cómo: asar pechugas de pollo deshuesadas y sin piel

Prepara ricas y jugosas pechugas de pollo.
  • chickenbreast
  • Corte:Pechugas
  • Está Lista:165°F

Las pechugas de pollo deshuesadas y sin piel son muy populares en las parrilladas. Aunque se secan con frecuencia por ser asadas más de la cuenta. La clave para lograr unas pechugas de pollo jugosas es sellarlas rápidamente y luego asarlas utilizando calor indirecto. Sigue estos seis simples pasos para asar a la perfección unas deliciosas pechugas de pollo con Carbón Kingsford®.

  1. kfd-howtosteak-2Stage_0394
    1

    Enciende la parrilla

    Para asar pechugas de pollo necesitas tener fuego de temperatura media-alta, dividido en dos áreas. Comienza encendiendo unas 100 briquetas de carbón Original Kingsford® Charcoal en el cilindro para encender el fuego. Cuando los carbones estén calientes, espárcelos en una mitad de la parrilla para así lograr un fuego de dos áreas. Coloca la rejilla superior y espera a que se caliente (todos los conductos de ventilación del aire deben estar completamente abiertos). Justo antes de colocar el pollo, engrasa las rejillas con una toalla de papel embebida en aceite comestible, utilizando unas pinzas. Esto evitará que las pechugas se peguen a la parrilla.
  2. 2

    Adoba las pechugas de pollo.

    Las pechugas de pollo deshuesadas y sin piel tienden a secarse mientras se están cocinando, por lo que es recomendable remojarlas en agua con sal (¼ de taza de sal disuelta en 4 tazas de agua) antes de asarlas. Si prefieres no marinar las pechugas, sazónalas a tu gusto.
  3. kfd-howtochickenbreasts-ChkBreast2_0392
    3

    Asa el pollo.

    Coloca las pechugas de pollo en el área de la parrilla directamente sobre las briquetas calientes. Séllalas durante tres o cuatro minutos por cada lado, volteándolas una sola vez, hasta que estén doradas. Si se producen flamas demasiado altas, aleja el pollo temporalmente de los carbones. Cuando las pechugas estén completamente doradas, pásalas al lado tibio de la parrilla para que se asen con el calor indirecto. Coloca la tapa y, si tienes un termómetro en el asador, sube la temperatura a 350°F.
  4. chicking-mopping.gif
    4

    Añade la salsa BBQ o el glaseado (opcional).

    Si quieres añadirle a las pechugas una salsa dulce o glasearlas, hazlo durante los últimos 10 minutos de cocción. Al cubrir las pechugas con salsa o glaseado, tapa la parrilla y deja que se cocine por 5 minutos. Abre la tapa, voltea las pechugas y repite el proceso.
  5. 5

    Verifica si el pollo está listo.

    Existen dos métodos para comprobar si las pechugas de pollo están cocidas por dentro. El más seguro y exacto es medir la temperatura con un termómetro digital para carnes. Inserta la punta del termómetro en la parte más gruesa de la pechuga. Cuando la temperatura interna alcance 165°F retira las pechugas de la parrilla. La otra opción es cortar las pechugas y echar un vistazo (si la carne está blanca, no tiene textura gomosa y sus líquidos se ven claros, el pollo está listo). Sin embargo, este método dejará escapar parte de esos deliciosos jugos.
  6. kfd-howtochickenbreasts-Chicken_Breasts_4_0513
    6

    Deja reposar y sirve.

    Cuando las pechugas de pollo estén listas, colócalas en una tabla de cortar mientras las cubres con papel aluminio. Déjalas reposar por 5 minutos mientras los jugos se asientan en el pollo. Después de asar las pechugas a la parrilla, mantenlas calientes – a 140°F o más – hasta servirlas.
Nunca se descongela el pollo en la barra de la cocina. En caso de que se necesite descongelar el pollo, colócalo envuelto en un fregadero lleno de agua fría. El secreto está en cambiar el agua con frecuencia.

Nunca uses la marinada donde estuvo sumergido el pollo crudo para sazonar el pollo ya cocido, a menos que la marinada haya hervido a fuego lento por lo menos durante 10 minutos.

Top