Skip to content

Cómo ahumar los alimentos

Descubre las mejores formas de asar y ahumar usando el carbón Kingsford®


El método de asado tradicional es ahumar, porque requiere de temperaturas bajas, carbón encendido y un toque de madera para darle ese delicioso sabor ahumado a las comidas. No importa si tienes un ahumador exclusivo para este propósito, o una sencilla parrilla tipo Kettle; cualquier persona puede aprender a dominar esta técnica.

    1. kfd-howtosmoking-Chimney4_0117
      1

      Prepara el carbón para un asado a fuego lento.

      Un buen ahumado requiere fuego indirecto y varias horas de cocción a bajas temperaturas. Para que el fuego queme por más tiempo, coloca el carbón de tal manera que el calor sea indirecto y deja algunas briquetas sin encender.
kfd-howtosmoking-Parallel_0377

Fuego de dos áreas: Configuración paralela

Llena la base de carbón y amontona las briquetas encendidas a cada lado de la parrilla, dejando un espacio libre de briquetas en el centro. Allí coloca un envase de aluminio con agua caliente o jugo para ayudar a regular la temperatura y añadir humedad a la parrilla.
kfd-howtosmoking-FireControl4_0464

El método serpiente de carbón.

Es uno de los métodos más populares para asar en parrillas tipo kettle. Coloca briquetas apagadas formando una sola fila alrededor del borde interior de tu parrilla y luego añade dos capa más de briquetas. Incluye trozos o astillas de madera en la serpiente de carbón para lograr un sabor ahumado más intenso. Coloca un envase de aluminio con agua caliente en el centro de la serpiente. Enciende de seis a ocho briquetas y cuando estén listas amontónalas a la cabeza de la serpiente. Espera unos minutos y añade la carne para un ahumado lento. Las briquetas se quemarán lentamente durante varias horas mientras extienden el calor, siguiendo el orden de la fila. Si necesitas cocinar por más tiempo, puedes añadir más briquetas al final de la serpiente.
kfd-howtosmoking-Smoking1_0062

El método vertical para ahumadores.

El método de cocción vertical es perfecto para cocinar a fuego lento si tienes un asador-ahumador. Llena la base de carbón apagado y coloca unas pocas briquetas encendidas justo encima. Las briquetas quemarán de arriba hacia abajo, cocinando lentamente por un largo período de tiempo.
  1. La importancia del agua.

    La mayoría de los asadores-ahumadores vienen con un recipiente para el agua. De lo contrario, es muy importante que añadas un envase de aluminio lleno de agua caliente, para crear la humedad necesaria que requiere un buen ahumado. El agua ayuda a retener el calor y a mantenerlo estable, evitando los cambios dramáticos de temperatura que son comunes en los asadores tipo Kettle.
  2. kfd-howtosmoking-Smoking_7_0140
    2

    Añade madera para el ahumado.

    El humo de la madera le da un sabor especial al asado. Puedes usar trozos grandes de madera o las convenientes astillas Kingsford® wood chips previamente humedecidas. También puedes añadir a tu parrilla unas cuantas briquetas Kingsford® con nogal americano (Kingsford® Charcoal with Hickory). El sabor que obtendrás dependerá del tipo de madera que uses. El nogal americano, el mezquite y el cedro imparten un sabor fuerte, recomendado para carnes de res o de cerdo, mientras que el manzano, el cerezo y otros árboles frutales dan un sabor más suave, ideal para el pollo y también el cerdo.
  3. 3

    Mantén la temperatura entre 225°F y 250°F.

    La clave para un ahumado exitoso es mantener una temperatura constante, idealmente entre 225°F y 250°F. Para vigilar la temperatura, simplemente inserta un termómetro para carnes en una de las salidas de aire en la tapa de la parrilla. Si la temperatura sube a más de 250°F, cierra los conductos de aire para disminuir la cantidad de oxígeno y reducir la temperatura. Si baja a menos de 225°F, abre los conductos para aumentar el oxígeno y subir la temperatura. Aprende más sobre el control de temperatura.
  4. kfd-howtosmoking-Grabs_0339
    4

    Mantén el fuego constante.

    Las costillas, el pecho de res y las carnitas de cerdo pueden tomar horas para ahumarse correctamente, así que es muy posible que tengas que reabastecer el carbón. Hay dos maneras de hacerlo. La primera es añadir más briquetas frías si notas que la temperatura comienza a disminuir. Éstas se encenderán poco a poco al entrar en contacto con las briquetas ya prendidas. La segunda estrategia es añadir briquetas calientes, un buen método para cuando la temperatura se reduce a menos de 225°F y tienes que aumentarla rápidamente. Mantén una hoguera o chimenea preparada para calentar briquetas rápidamente. Viértelas con mucho cuidado dentro del asador o usa tenazas.
  5. 5

    ¡Ten paciencia!

    Quizás la parte más difícil del proceso es no levantar la tapa. Cada vez que lo haces, dejas escapar el humo y el calor que necesitas para obtener un buen resultado. Evita la tentación. Mantén la parrilla tapada para evitar cambios de temperatura o que las briquetas se quemen demasiado rápido. Levanta la tapa solo cuando sea necesario para verificar la temperatura de la carne o para añadir más briquetas.

Los aromas del humo penetran mejor la carne cuando el ambiente está húmedo. Si tu parrilla no tiene una bandeja de agua, utiliza una simple bandeja de papel aluminio grueso para proporcionar la humedad necesaria.

"El nogal americano, el mezquite y el cedro brindan un sabor fuerte, recomendado para carnes de res o de cerdo. Mientras que el manzano, el cerezo y otras variedades de árboles frutales le dan un sabor más suave, ideal para el pollo y también para el cerdo."
Top